Trabajar en remoto: Los 8 pros y las 4 contras

Una de las macro-tendencias más interesantes que se pueden observar en el mundo empresarial es la de trabajar en remoto. Cada vez son más los equipos y proyectos cuyos empleados o participantes trabajan a distancia debido a lo fácil que resulta esto gracias a todas las soluciones tecnológicas que han surgido en los últimos años.

En Estados Unidos, según los datos del Bureau of Labor Statistics, aproximadamente un 23% de los trabajadores realizan todo o parte de su trabajo desde casa de manera remota. Un porcentaje que incrementa año tras año gracias principalmente a dos motivos:

  • Da flexibilidad a la hora de configurar un equipo
  • La tecnología suple el vacío creado por la distancia

Además de estos dos motivos, el trabajo en remoto ha demostrado tener interesantes beneficios no sólo para el trabajador sino también para la empresa.

Los 8 beneficios de trabajar en remoto

Para el trabajador

1. Permite conciliar la vida laboral y familiar

Un trabajo a jornada partida de 8 horas no son sólo 8 horas fuera de casa, a esto hay que sumarle el tiempo de descanso, el tiempo en desplazamientos y el tiempo extra que en muchas ocasiones añaden los trabajadores. Esto puede llegar a sumar más de 11 horas de “jornada laboral”, 11 horas fuera de casa y lejos de la familia. Esto es sin duda uno de los mayores problemas de insatisfacción para los empleados que trabajan de manera convencional en oficina y es por ello que el trabajo en remoto es un gran beneficio para ellos. Al poder trabajar en remoto es más fácil conciliar la vida laboral y la familiar de modo que los empleados se muestran más felices, motivados e implicados en su trabajo.

2. Evita desplazamientos y el coste en tiempo y dinero que ello conlleva

Como hemos comentado en el punto anterior, los desplazamientos roban parte del tiempo de los trabajadores, sobretodo el de aquellos que tienen que recorrer largas distancias o que se enfrentan todos los días a importantes retenciones de tráfico. Pero además del tiempo, estos desplazamientos también conllevan un coste económico que los trabajadores ven descontado de su nómina y un coste ambiental para nuestro planeta en forma de contaminación (en la mayoría de los casos).

3. Elimina distracciones e interrupciones propias de un trabajo de oficina

Trabajar en una oficina genera cientos de interrupciones y distracciones a lo largo del día. Es cierto que trabajando desde casa también pueden surgir otro tipo de distracciones, pero son distracciones más fáciles de evitar si los trabajadores están felices y comprometidos con su trabajo.

4. Crea un ambiente de menos estrés

El trabajo en remoto puede configurar su lugar de trabajo a medida para sentirse a gusto en él. Esto sumado a los puntos comentados anteriormente reduce los niveles de estrés.

5. Ofrece flexibilidad de horarios

El trabajador puede configurar y adaptar sus horarios según le convenga en cada caso. A pesar de que normalmente siempre suele haber reuniones online en las que ciertos miembros del equipo deben coincidir en la misma franja horaria, el resto del trabajo se puede dividir a lo largo del día para adaptarlo a las necesidades personales de cada uno. Hay trabajadores por ejemplo que se muestran más productivos por las mañanas mientras que otros lo hacen por las tardes, algunos son capaces de trabajar durante 8 horas de manera intensiva y otros prefieren dividir los bloques de trabajo a lo largo del día para hacerlo de una manera extensiva.  

Para la empresa

6. Mantiene a los empleados más contentos y motivados

Por los motivos comentado en los puntos anteriores los trabajadores se mostrarán más contentos y motivados. Gracias a esto será más fácil atraer y retener al talento y además aumentará la productividad. En 2013, un estudio realizado por la Universidad de Stanford comparó la productividad de dos equipos cuya única diferencia era que uno trabajaba en remoto y el otro en oficina. Después de 9 meses de seguimiento concluyó que el equipo que trabajaba en remoto mejoraba de media un 13% la performance donde un 9% se debía a que estos trabajadores dedicaban más horas a su trabajo.

7. Ahorra costes de oficina

Tanto en los equipos que trabajan 100% en remoto y que no tienen oficina, hasta aquellos que hacen un híbrido de trabajo en remoto y trabajo presencial, los costes en oficina se reducen.

Si tu equipo trabaja 100% en remoto puedes olvidarte de pagar alquiler, electricidad, conexión a internet y un largo etcétera de costes asociados a las oficinas. Por otro lado, aunque tu equipo trabaja de manera híbrida entre las dos localizaciones y tengas que tener oficina,internet y otros servicios básicos también estarás ahorrando en menor medida en recibos como el de la electricidad.

8. El acceso a trabajadores con talento aumenta

Uno de los beneficios más importantes del trabajo en remoto es que las empresas consiguen un acceso mucho mayor a trabajadores con talento. Ya no te tienes que limitar a encontrar trabajadores en tu ciudad, puedes ampliar las fronteras a tu estado, país o incluso de manera internacional y lo mejor, podrás trabajar en la ciudad que quieras cuando quieras. Ahora es factible crear una empresa de gran talento desde un pequeño pueblo gracias al trabajo en remoto y la contratación internacional. Esto además también supone un ahorro de costes para la empresa ya que en algunos lugares, determinados perfiles profesionales están tan demandados que los salarios son estratosféricos.

Las 4 contras de trabajar en remoto

Por supuesto el trabajo en remoto está lejos de ser perfecto, también tiene sus contras aunque poco a poco parece que estamos aprendiendo a sobreponernos a ellas. De todos modos debemos conocerlas para poder valorar si nuestro equipo es susceptible de ser creado remotamente.

1. No todo el mundo es apto para trabajar en remoto

A pesar de que una de las ventajas del trabajo en remoto es la accesibilidad a muchos más candidatos con talento, no todos los candidatos son aptos para trabajar en remoto. Hay personas que no tienen la experiencia ni la capacidad de organización necesaria para trabajar de esta manera y es por ello que se sienten más cómodos trabajando en oficinas.

De nada sirve contratar un equipo con unos perfiles excelentes, si luego este equipo no es capaz de llevar este trabajo en remoto. Es por ello importante que además de las características habituales que se buscan en un empleado, se encuentre la habilidad de trabajar en remoto. Si han tenido una experiencia positiva en el pasado trabajando de esta manera, es mucho más fácil que se adapten al puesto.

2. La comunicación en ocasiones puede suponer un problema

Si tu equipo está dividido en diferentes países o zonas horarias, las comunicaciones pueden suponer un problema. A pesar de que la tecnología facilita mucho la comunicación entre personas que están a miles de kilómetros de distancia, nada puede hacer con las diferencias horarias.

En estos casos, es necesario encontrar herramientas de comunicación asíncronas que permitan esta comunicación a pesar de que no sea en directo.

3. Es más difícil crear una cultura de empresa

La cultura de empresa no se crea únicamente compartiendo una oficina, sino que requiere que los empleados compartan los mismos valores, objetivos y se encuentren alineados. De todos modos, conseguir esto resulta mucho más fácil si todos están juntos en un mismo lugar ya que el contacto diario es mucho mayor y la comunicación más fluida.

Crear una cultura de empresa trabajando en remoto requiere más esfuerzo pero no es imposible. Para conseguirlo se pueden organizar por ejemplo encuentros en persona, agendar reuniones online de manera frecuente o realizar actividades de ocio en conjunto aunque estas sean también en remoto.

4. Es casi imposible trasladarse luego a una oficina

Uno de los inconvenientes más difíciles de salvar es precisamente trasladar un equipo remoto a una oficina. Si una empresa, por el motivo que sea, decide trasladar su forma de trabajo de remoto a presencial, se encontrará con grandes dificultades y dos posibles opciones: Mover a todo el mundo a un mismo lugar (con los sobrecostes que ello conlleva) o cambiar parte del equipo para poder conseguirlo (generando malestar y de nuevo un periodo de adaptación importante).

No todo el mundo se mostrará favorable a cambiar su forma de trabajo y también habrá un porcentaje de empleados a los que les resulte físicamente imposible. En estos casos el trabajo en remoto puede ser un handicap, pero ¿por qué cambiar si todo está funcionando bien?

Esperamos que con este análisis de los pros y las contras de trabajar en remoto pueda resultarte más fácil tomar la decisión sobre qué tipo de equipo quieres formar. Si tienes más puntos que añadir o simplemente quieres aportar tu visión y experiencia sobre este tema, déjanos un comentario para que podamos seguir debatiendo en la comunidad.

Ebok-reuniones-de-trabajo-efectivas-gratis

Recommended Posts

Leave a Comment