Técnica OKR para alcanzar objetivos empresariales

Cómo ya vimos en el artículo sobre los objetivos SMART, crear una cultura de empresa orientada a objetivos tiene grandes beneficios para la productividad de los equipos. Los objetivos estratégicos nos ayudan a medir el progreso hacia el éxito, mejoran la cohesión social y nos permiten coordinar efectivamente los esfuerzos y recursos. Además, si se establecen objetivos lo suficientemente ambiciosos como para suponer un reto pero siendo igualmente alcanzables, conseguiremos un extra de motivación por alcanzarlos. En este artículo vamos a ver la técnica o metodología OKR, una metodología ampliamente utilizada en organizaciones de todo el mundo para establecer objetivos de manera efectiva.

Además, te daremos todas las claves para implementar esta técnica en tu empresa y te explicaremos cómo puedes automatizar su seguimiento gracias a TribeScale. Si quieres asegurarte de que tu equipo está alineado, trabaja en la dirección adecuada y conoce las prioridades de la empresa: es hora de implementar un sistema OKR.

OKR para alcanzar objetivos empresariales

¿Qué es la metodología OKR?

OKR son las siglas de Objectives and Key Results, es decir, objetivos y resultados clave. Se trata de una metodología desarrollada por Intel en los años 70 y que con el paso del tiempo muchas empresas de éxito han implementado en sus procesos. Por ejemplo: Google, LinkedIn, Spotify o GoPro son sólo algunas de ellas.

Los OKR son objetivos asociados a diferentes resultados clave. Los resultados clave son indicadores medibles que nos permiten saber cuál es el progreso de cada uno de los objetivos. Un OKR está compuesto entonces por un objetivo y al menos un resultado clave, aunque por norma general suelen tener entre tres y cuatro. Vamos a ver un ejemplo de OKR para entenderlo mejor:

  • Objetivo: Mejorar la percepción de nuestro producto entre nuestros clientes antes de final de año.
    • Resultado clave: Aumentar en un 7% la satisfacción de los clientes en la encuesta mensual.
    • Resultado clave: Reducir el número de tickets en un 25%.
    • Resultado clave: Aumentar el número de recomendaciones en un 15%.

En este ejemplo de OKR podemos diferenciar las dos partes claramente: Por un lado tenemos el objetivo (que no es directamente medible) y por otro lado tenemos los resultados clave (que son los que nos ayudan a medir el progreso del objetivo). Es importante que al objetivo se le de un contexto temporal para que así los responsables sepan cuánto deben cumplirlo.

No sólo podemos establecer objetivos a nivel de empresa, también podemos hacerlo a nivel de equipos o incluso a nivel personal. Cuando establecemos OKR a nivel de empresa y de equipo es importante que los comuniquemos a todos los miembros; si la gente no conoce cuáles son los OKR establecidos, es muy provable que estos no tengan éxito y se acaben olvidando. De igual modo, tan importante como definir un OKR es establecer un sistema de seguimiento y medición del progreso. Así un equipo sabrá cuándo va por el buen camino o cuándo tendrá que hacer cambios en su estrategia para alcanzar los objetivos. Este sistema de seguimiento tendrá que darnos una visión clara de cuál es el estado de cada uno de nuestros objetivos y sus resultados clave asociados.

¿Cómo establecer OKR en tu empresa?

Aunque a la hora de establecer un sistema OKR cada empresa lo adapta a sus necesidades, hay ciertas prácticas que se consideran recomendables a la hora de hacerlo efectivo:

  • En primer lugar no se recomienda crear más de 3 OKR por persona, equipo o empresa. ¿Por qué? Porque una cantidad superior conllevaría una pérdida de foco. Si nos centramos únicamente en 3 OKR seremos más productivos. Además restringir el número de OKR nos obliga a tener que elegir objetivos que realmente sean prioritarios para el avance de nuestro proyecto.
  • Cada OKR debe tener asociados entre 1 y 4 resultados clave. Estos resultados clave serán los indicadores de que hemos completado cada uno de los objetivos. Más de 4 resultados clave podrían darle demasiada complejidad a un objetivo y es por ello que se recomienda mantenerse en esas cifras.
  • Los responsables de cada OKR deberán actualizar periódicamente el avance de cada resultado clave. Tal y cómo se concibió esta metodología en IBM, este avance debía venir expresado de forma porcentual. Ahora hay muchas empresas que lo hacen de forma numérica, o incluso con un sistema de estados.
  • Los OKR no son rígidos y deben revisarse regularmente (semanal o mensualmente). En ocasiones los objetivos pueden variar por diversas circunstancias y debemos adaptar nuestros OKR. Cuando completamos todos los objetivos, deberemos establecer OKR nuevos.

Es importante que los OKR de equipo y de empresa estén visibles para todo el mundo. De esta manera cuando un objetivo vaya por debajo de lo esperado en sus resultados clave las personas responsables podrán pensar en estrategias para cambiar esta tendencia. Empresas como Uber o Google consideran que las empresas, equipos y personas deberían superar un 70% de sus OKR para que se pueda considerar un éxito el proyecto. Teniendo en cuenta este porcentaje nos será más fácil establecer la dificultad de dichos objetivos.

Recuerda: Un objetivo tiene que ser ambicioso como para suponer un reto, pero alcanzable por el equipo. Si se ponen objetivos imposibles y el equipo nunca es capaz de alcanzarlos, no sólo se desmotivará sino que perderá el interés por los OKR.

Ejemplos de OKR

Aunque ya hemos visto qué son los OKR y cómo establecer un sistema OKR en una empresa, queremos ofrecer algunos ejemplos que ayuden a bajar este concepto un poco más y que a su vez sirvan de inspiración para que puedas establecer los tuyos propios.

Ejemplo de OKR en Marketing

  • Objetivo: Conseguir más Leads Cualificados en Diciembre.
    • Resultado clave: Generar un 35% más de Leads a través de Email Marketing.
    • Resultado clave: Crear una campaña Navideña que obtenga más de 900 leads.
    • Resultado clave: Crear un sistema de cualificación de leads que elimine todos aquellos que no cumplan requisitos.

Ejemplo de OKR en Ventas

  • Objetivo: Mejorar el ticket medio de cada cliente antes de final de año.
    • Resultado clave: Vender un 10% más gracias al up-selling de los productos del nuevo catálogo.
    • Resultado clave: Incrementar la cantidad de unidades por compra en un 15%.
    • Resultado clave: Conseguir un 20% de upgrade a la versión Premium de los usuarios con suscripciones Basic.

Ejemplo de OKR personales (Eric: CTO de una App para empresas)

  • Objetivo: Reducir el número de tickets recibidos de la App a partir de Abril.
    • Resultado clave: Corregir el 75% de los bugs que provocan errores críticos.
    • Resultado clave: Mejorar la velocidad de carga de la App en un 10%.
    • Resultado clave: Añadir la documentación de la nueva versión de la App en el centro de soporte.

Cómo hacer seguimiento de OKR gracias a TribeScale

Establecer OKR es la parte fácil del proceso, lo complicado para muchos equipos es hacer un seguimiento recurrente de ellos. Existen formas rudimentarias de hacer este seguimiento que no precisan de ninguna herramienta digital. Por ejemplo, apuntando en una pizarra periódicamente (semanal o mensualmente) el porcentaje de avance del objetivo. De todos modos, puestos a implementar un sistema OKR sería ideal hacerlo con una herramienta que nos simplifique este proceso y asegure nuestro seguimiento.

Objetivos OKR

Una de las funcionalidades de TribeScale más interesantes es la creación de OKR y el seguimiento de los mismos. Dentro de cada Tribu (equipo o proyecto) podemos definir uno o varios objetivos. Para ellos sólo tendremos que definir un objetivo, sus resultados clave, la persona o personas encargadas del objetivo y los resultados esperados. TribeScale hará un seguimiento periódico y automatizado de estos resultados clave preguntando a cada persona responsable cómo han avanzado en ellos. Automáticamente recogerá los datos y los mostrará de una forma gráfica para que sean más fáciles de entender.

Por ejemplo, si hemos establecido un resultado clave que consiste en conseguir 1.000 registros mensuales, TribeScale preguntará semanalmente a la persona responsable cuántos registros se han conseguido esa semana y los irá añadiendo al total. Esos datos los mostrará en forma de porcentaje y así si por ejemplo llevamos 500 registros, podremos ver el porcentaje de éxito de ese resultado clave en un 50%. El porcentaje de éxito del objetivo será la media del porcentaje de todos los resultados clave.

Cuando TribeScale detecte que estamos por debajo del rendimiento esperado en un determinado objetivo, nos mostrará de color rojo ese objetivo para que podamos tomar cartas en el asunto. Si estás interesado en comenzar a utilizar gratis TribeScale para hacer un seguimiento de tus OKR sólo tienes que registrarte e invitar a tus compañeros de equipo.

Como crear objetivos en TribeScale

Recommended Posts

Leave a Comment

Regístrate ahora y utilízala GRATIS todo el tiempo que desees.